Economía sostenible. Economía de la colaboración.

Economía sostenible. Economía de la colaboración.

Partimos de la base de que nuestras acciones cotidianas, para muchos insignificantes, cuentan y suman en el día a día de otras personas de forma indirecta. Nuestras decisiones diarias repercuten en la vida de otros ciudadanos, por lo que tenemos la responsabilidad moral de elegir bien, de aprovechar nuestro poder de decisión para seleccionar aquellos productos y servicios que fomentan el modelo de economía sostenible.

La economía sostenible, también conocida como desarrollo sostenible, perdurable o sustentable, caracteriza un tipo de desarrollo socio-económico el cual fue institucionalizado o formalizado en 1987 a través del Informe Brundtland, realizado por la ex-primera ministra de Noruega Gro Harlem Brundtland, proveniente de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas. Este informe presenta los siguientes objetivos:

  • Llevar a cabo dos tipos de restricciones:

              -Ecológicas, es decir, la conservación de nuestro planeta Tierra.

              -Morales: renunciar a los niveles de consumo a los que no todos los individuos puedan aspirar.

  • Crecimiento económico en los lugares donde no se satisfacen las necesidades anteriores, es decir, en los países pobres.
  • Control demográfico, referido principalmente a las tasas de natalidad.
  • No poner en peligro los sistemas naturales que sostienen la vida en la Tierra.
  • La conservación de los ecosistemas debe estar subordinada al bienestar humano, pues no todos los ecosistemas pueden ser conservados en su estado virgen.
  • El uso de los recursos no renovables debe ser lo más eficiente posible.
  • Cuidar el planeta y sus alrededores.

La definición principal de economía sostenible es la de “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”. Por lo tanto, podemos hablar de economía sostenible cuando pensamos en un modelo financiero que priorice el bien de las personas cohabitando en comunidad, frente a los intereses económicos de la minoría social con mayor poder adquisitivo.

Actualmente, el mayor problema económico que nos encontramos es la desigualdad social. Tanto es así que sólo el 10% de la población mundial posee el 70% de la riqueza de todo el planeta. Desde el inicio de la era de la obsolescencia programada, nos han educado en el consumo de bienes materiales como necesidad adquirida para posicionarnos en cierta escala social, y nos hemos ido deshumanizando, hemos perdido el contacto con nuestras comunidades, con el resto de personas. ¿Cuál está siendo el resultado para el ciudadano de a pie? ¿Y para las empresas?

vacuum_media_diseno_social

“Creemos que frente al colapso del capitalismo, es el momento de la co-responsabilidad y la reciprocidad, de revitalizar las relaciones sociales. Quizá así surgirán los necesarios recursos (económicos, vitales, materiales…) con los que hacer posibles iniciativas, coherentes en la forma y en el fondo, que (también) desde la cultura nos ayudan a configurar nuevos imaginarios y alternativas prácticas para una vida que merezca ser vivida” (aportación de @Ricardo_AMASTE en ‘Armas de Construcción Masiva, Manual de Diseño Social 1.1’, de Diseño Social).

El debate da para varias horas de conversación. ¿Cómo debe actuar la empresa privada moralmente? ¿Qué pasos debe seguir una empresa para ser solidaria sin convertirse en una ONG? ¿Qué responsabilidad ética y moral tienen los consumidores? ¿Cuál es la información que prevalece entre los ciudadanos? ¿Por qué es necesario que las personas, tanto físicas como jurídicas, tomen conciencia y participen activamente de la economía sostenible? ¿De qué forma podemos convertir la solidaridad en innovación económica?

El consumo colaborativo o la economía de la colaboración es uno de los puntos clave de este nuevo formato socio-económico. Las personas deben volver a conectar co-creando juntas, especialmente entre consumidores, siendo proactivos y exigiendo calidad frente a cantidad, compartiendo recursos que antes eran secreto corporativo, aprovechando el poder de la colaboración masiva y, más que como una multinacional, deberíamos comportarnos como una sola entidad que funciona a nivel global, ayudándonos unos a otros mutuamente.

El objetivo de la economía de la colaboración es hacer del mundo un lugar más justo, seguro, próspero y sostenible, inspirados en los principios económicos de la Wikinomía:

  • Colaboración.
  • Uso compartido de recursos.
  • Integridad (transparencia, consideración y responsabilidad).
Fuente: Anuschka Rees para INTO-MIND.COM

Fuente: Anuschka Rees para INTO-MIND.COM

La idea y el fin de la collaborative consumption, o colaboración masiva, es crear una nueva economía en el que el ciudadano interconectado recupere el concepto de comunidad, basada en la confianza perdida ante el ‘igual a nosotros’. Todos tenemos algo que aportar, todos somos protagonistas activos y partícipes directos.

Por lo tanto, sí, nuestras acciones cotidianas cuentan. Si queremos vivir en un mundo más justo, respetuoso con el medio ambiente, más seguro, debemos implicarnos en nuestras decisiones diarias. ¿Cuál es el origen de los productos que consumimos? ¿Qué proceso de elaboración crea menos impacto social y medio ambiental? ¿A qué personas o proyectos se destina nuestro capital aportado por la compra del producto?

Hoy en día hay opciones, tenemos marcas de ropa éticas que no vulneran los derechos laborales de las mujeres ni se lucran con la explotación infantil, no contaminan en su cadena de producción, también tenemos explotaciones agrícolas y ganaderas ecológicas, que cuidan de su entorno cumpliendo con la rigidez de los requisitos que exige el certificado ecológico.

Nosotros tenemos muchas opciones, nosotros podemos elegir, nosotros podemos cambiar la economía actual basándonos en modelos colaborativos. ¡Tú opinión es importante! ¡Tú tienes mucha responsabilidad! ¡Tú decisión cuenta!

Janire M. Cabrera

janire@vacuummediastudio.com

Fundadora y CEO de Vacuum Media Studio

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.