Día Mundial de la No Violencia, nada que celebrar

Día Mundial de la No Violencia, nada que celebrar

Hoy es el Día Mundial de la No Violencia, nada que celebrar.

El ser humano parece no haber aprendido absolutamente nada de la historia desde que el hombre es hombre. La violencia es tan antigua como la prostitución y, a pesar de su destrucción, se glorifica más que los orgasmos de burdel, aunque estos produzcan placer profesional.

No entendemos la violencia, la necesidad de hacer el mal de forma consciente a los semejantes, al restos de seres vivos. Las guerras son el resultado de las mentes humanas más crueles, donde las atrocidades a civiles se cometen saltándose libremente los Derechos Humanos, aquellos que deberían proteger a todas las personas por igual «sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición».

Las ansías de poder, de control, de sumar bienes materiales, ha colapsado el mundo y, por consiguiente, sus recursos naturales. La violencia continúa presente, la violencia destroza vidas, hoy no celebramos nada.

De hecho, durante 2015 la intensidad del terrorismo se incrementó en el panorama internacional con más de 500 muertes, duplicando la cifra de 2014. Es decir, que se contabilizaron un 80% más de muertes por terrorismo, según señalaba la décima edición del ‘Índice de paz global’ (IPG), que publica el centro internacional de estudios Instituto para la Economía y la Paz.

En este IPG, únicamente 69 países, de los 163 con presencia en el documento, no sufrieron actividades terroristas. La mayor parte de los ataques terroristas, indica el IPG, se concentran en Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria. Estos cinco países ya habían concentrado el 78% de las muertes por terrorismo en 2014. “Hay signos de que el terrorismo se está convirtiendo en un fenómeno más común en todo el mundo, donde cada región experimenta incrementos en el indicador de actividades terroristas”, apunta este IPG.

Por ejemplo, la guerra de Siria ha matado a más de 270.000 personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, organismo con sede en Reino Unido cuyas fuentes son una amplia red de médicos y activistas de todo el país. Entre los muertos hay alrededor de 80.000 civiles, incluyendo 13.500 niños. En total, en mayo eran unos 480.000 las personas que viven en estado de sitio, según el alto comisionado para Derechos Humanos de la ONU, las cifras aumentan periódicamente. Unos 4,7 millones de sirios han escapado a los países vecinos; «es la mayor población de refugiados por un conflicto en una generación», según dijo en 2015 Antonio Guterres, el entonces jefe de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), se publica en The Huffington Post.

MANU BRABO/AP/GTRES
Fuente: The Huffington Post

Precisamente para los millones de personas que se concentran en la entrada de esta ciega y desgastada Europa, atrapada en los campos de refugiados de Grecia, y la gran mayoría procedentes del éxodo sirio, hemos iniciado una campaña para Copos Skicenter, en colaboración con la Asociación Karaama y la Fundación SEUR de recogida de ropa de abrigo. Aquí tienes más información si quieres colaborar durante todo el mes de febrero.

La violencia ayuda a enriquecer a ese 1% más rico que el resto de las personas, que a nosotros el 99%. Las empresas que vulneran constantemente los Derechos Humanos, el uso de la religión para controlar y santificar el mal mediante cuatro rezos posteriores al acto macabro, los datos aberrantes de violencia de género, y la falta de concienciación y compromiso social son algunas de las causas por las que hoy, 30 de enero de 2017, Día Mundial de la No Violencia, no tenemos nada que celebrar.

Janire M. Cabrera

janire@vacuummediastudio.com

Fundadora y CEO de Vacuum Media Studio

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.