Deja las pantallas y cultiva tu vida personal

Deja las pantallas y cultiva tu vida personal

Despertar y mirar Instagram. Desayunar con Facebook, y de camino al trabajo te das un paseo por LinkedIn, o quizás vuelves a Instagram, en un fondo de WhatsApp constante… ¿Te suena?

Los usuarios con un perfil profesional han encontrado en los smartphones (no los llamaremos teléfonos porque van mucho más allá) una gran herramienta para poder realizar tareas cuando no están en la oficina o en su lugar de trabajo como, por ejemplo, enviar emails, exportar archivos de Dropbox y/o revisar una presentación antes de una reunión con un cliente.

Pero, ¿y qué pasa con esos “ratos muertos”? Pues que ahora, por suerte para nosotras (más tiempo invertido en redes sociales), pero por desgracia para nuestras retinas y también para aquellas personas que están cerca, el móvil se ha convertido en todo un hábito. Vamos al baño con el móvil, en el sofá miramos el móvil… Y por ende, dejamos de hablar, de comunicarnos entre nosotros.

Para nosotras en concreto, el móvil es un gran aliado ya que entre esas tareas ya mencionadas, nos permite conectar nuestros ordenadores a la red wifi de nuestro smartphone y trabajar desde cualquier lugar, o bien, nos permite de una forma muy ágil e inmediata estar presentes en las redes sociales en esos momentos en los que no estamos sentadas en nuestras mesas de trabajo.

Pero, ¿en qué momento deja de ser trabajo y se convierte en ocio? A veces es complicado no mezclar ambas cosas…

Nosotras, en Vacuum Media Studio, cuando nos tomamos un break entre entrega y entrega revisamos nuestras redes sociales, hacemos alguna historia y, por supuesto también estalqueamos (que levante la mano quién no lo haga… ) y de vuelta a nuestras tareas diarias…

Ya que a veces es muy difícil separar nuestra vida profesional de la laboral tenemos una premisa (igual que nuestros amigos de Blackie Books): cuidar nuestro tiempo. Y para ello hay algo clave: la organización. O, más bien, la buena organización, que es un camino largo.

Organizar nuestro tiempo es algo imprescindible para los que trabajamos en casa (y también para los que trabajan fuera), por eso intentamos cumplir con algunas normas, como son:

  • Fijarnos tiempos límite y aprender a planificarnos, incluso los posibles imprevistos de la vida moderna.
  • Comprometernos a seguir horarios, tanto laborales como personales. Y tener tiempo para estirar, y respirar.
  • Tener en cuenta que las aficiones son igual de importantes que el trabajo, o más. ¡Debemos cultivar nuestros hobbies!
  • Reservar tiempo para tus amigos y seres queridos (ahora por desgracia en esta “nueva normalidad” este tiempo se pasa a través de pantallas, en lugar de en los bares…)

Menos escrolear y y más re-conectar. Invierte en ti o en los tuyos. Organízate como quieras, pero recuerda desconectar de las pantallas.

Menos pantallas y más vida real

Conectados en los bungalows de Verneda Camping Mountain Resort

Berta Monge Santacruz

berta@vacuummediastudio.com
No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.